Press

About Us

        The Mural Justice Project

La Historia


Seis estudiantes de la escuela PS 295 trabajaron con Groundswell por 14 semanas durante la pandemia. Crearon una pieza inspiradora que expresaba su rechazo hacia la injusticia y su visión de un mundo mejor. Lo hicieron con la creencia de que los adultos que dirigían su escuela compartían sus valores. Como respuesta, los directores de las escuelas y el Distrito destruyeron su trabajo apresuradamente y sin notificar a ninguna otra persona involucrada. Hasta el día de hoy, no ha habido un recuento completo de la secuencia de los eventos. Según relatos de primera mano, los administradores se opusieron principalmente a la declaración "Black Trans Lives Matter" (La Vida de las Personas Trangénero Negras Tambien Importan’) y una citación de Audre Lorde: "Tu Silencio No Te Protegerá". El Sr. Giordano dijo que "se sintió personalmente atacado" por la citación.


 

Esta acción, y el intento de ocultarla a familias y personal que participaron, fue una gran traición. Nuestros niños de 5º grado - negros, asiáticos, blancos, judíos y latinx - buscaron dejar un mensaje de esperanza a sus compañeros de escuela; sus voces fueron silenciadas y sus esfuerzos fueron destrozados. Cuando se les dio la oportunidad de amplificar las voces de los estudiantes, Lisa Pagano, Frank Giordano y Anita Skop optaron por infligir aún mas daño. No protegieron a nuestros niños ni a nuestra comunidad.

 


El Departamento de Educación ha ofrecido enmiendas inadecuadas y simplistas, pero este incidente tan atroz ha sacado a la luz historias de racismo, homofobia, transfobia y otras formas de daño sistémico que familias de nuestras escuelas han sufrido bajo el liderazgo de estos administradores. No podemos permitir que esto continúe.



En palabras de una familia LGBQT+, asiática y de raza mixta, “el arte de su hija en este proyecto refleja su mundo: un ojo que ve el arco iris de personas en nuestras vidas. Lamentablemente, las acciones hacia este mural coinciden con la intolerancia que experimentamos en PS 295. Todos deben comprender cuán profundos son los prejuicios, por qué se destruyó el mural en primer lugar, y por qué deben producirse cambios en los niveles más fundamentales. Nuestra lucha es consistente con la forma en la que se trató este mural ”.

 

El padre de otro artista explicó: “Esta frustración se desencadena no solo por la eliminación de una obra de arte hermosa y reflexiva creada por nuestros hijos, sino también por lo que su destrucción y eliminación simboliza en el contexto más amplio de nuestra comunidad, donde una estructura de poder institucional impone racismo sistémico en nuestras escuelas durante un momento tan crucial y en el que debemos tomar mas conciencia. Fue una acción deliberada, motivada por la rabia blanca, anti-negritud, anti-queerness y racismo internalizado".

 

No hay nada más importante en una escuela que demostrarle a cada niño que ellos importan, que son vistos, escuchados, valorados y protegidos. Al destruir las obras de arte de estos niños, la directora Lisa Pagano, el director Frank Giordano y el superintendente Skop han hecho lo contrario. Sus acciones representan tanto un profundo fracaso de liderazgo como una violación de la confianza de los niños.

 

Han transmitido a sus estudiantes que los valores expresados en el mural eran inaceptables, tanto que tuvo que ser destruido lo más rápido posible. El mensaje que esto envía es claro: las vidas de los negros no importan. Las vidas de los trans-negros no importan. Las personas que se enfrentan a la injusticia deben permanecer en silencio.

 

Es difícil imaginar un mayor fracaso moral o profesional.

 

Los estudiantes de la escuela PS 295, New Voices y el Distrito 15 merecen un equipo de liderazgo a la altura de los desafíos de nuestro tiempo, incluida la lucha por igualdad y justicia.